Madrid, 11 dic (EFE).- Imdea Alimentación, uno de los siete institutos Imdea creados por la Comunidad de Madrid con el objetivo de fomentar las actividades de I+D+i, ha iniciado un estudio piloto sobre la obesidad infantil en seis colegios de la región con el fin de identificar en 221 niños de 1º y 2º de primaria su propensión genética a la obesidad.

Se trata de analizar la propensión a la obesidad atendiendo a los hábitos y la genética, y de diseñar estrategias de prevención y tratamiento de esta enfermedad, que afecta a dos de cada cuatro niños en España y cuya causa se asocia tanto a una alimentación desequilibrada y falta de ejercicio como a factores genéticos.

 De los 221 niños que participan en el estudio -el 53 % niños y el 47 % niñas-, el 20 por ciento tiene exceso de peso, según una de las primeras conclusiones del ensayo, que terminará en 2020 y se extenderá a un mayor número de alumnos y de centros docentes a partir del próximo curso dado sus «buenos» resultados.

El consejero de Educación e Investigación, Rafael van Grieken, ha visitado hoy el colegio público Juan Zaragüeta, uno de los seis centros que está colaborando para el desarrollo de este estudio. Los trabajos comenzaron en marzo con la recogida de datos de los alumnos -cuyas familias han aceptado participar- y una valoración nutrigenética que incluye la medida de peso corporal, la presión arterial, el estado nutricional y los hábitos dietéticos y de salud.

Además, se les ha tomado una muestra de saliva con la que los especialistas de Imdea Alimentación han llevado a cabo un estudio genético. A continuación y durante cuatro años, se les hace un seguimiento a los alumnos en el que se analiza cómo evolucionan todos estos parámetros en relación con sus hábitos y su genética.

Los profesores, padres y alumnos de los colegios estudiados reciben guías de alimentación saludable, charlas y jornadas con pautas para la mejora de los hábitos alimentarios. De esta manera se puede comparar cómo evolucionan los alumnos, tanto en función de su genética como de la información nutricional recibida.

Guillermo Reglero, director del Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Alimentación (Imdea-Alimentación), adscrito a la Consejería de Educación, ha destacado que la infancia es una etapa clave para combatir la obesidad y reducir sus causas.

Entre ellas, la alimentación inadecuada y la falta de actividad física, según ha subrayado Elena Marcos, una de las investigadoras que participa en el estudio, quien ha recalcado que lo novedoso del ensayo es que tiene en cuenta la genética. EFE.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/local/madrid/20171211/433574861374/un-estudio-analiza-habitos-y-genetica-para-prevenir-la-obesidad-infantil.html